El mundo no puede perder


por César Klauer 
de cesarklauerblog


Eran casi las 8 de la noche cuando Elma Murrugarra, de Editorial Pilpinta, nos pidió pasar al jardín de la galería Enlace. Sobre una pared mágica se dibujó el recuerdo del Jorge Salazar bailarín, cocinero, conversador, escritor, periodista, amigo, su cálida voz nos perfumó con la certidumbre de su presencia.
Fue el inicio de una velada maravillosa donde la hermandad en las letras y el vino de laurel dominó los semblantes. La mirada de Elma destelló al hablar de Pilpinta, el concurso, el éxito de la convocatoria, el trabajo ganador. Eduardo Adrianzén reveló con alegría que Jorge hizo la presentación de su primer libro, hace varios años. Es una coincidencia que no me sorprende, así es este mundo, lleno de situaciones que nos hacen creer un momento y descreer en otro, que nos llevan al entusiasmo ahora, al desasosiego en seguida. Pero esta vez, las vibraciones positivas no quedaron con la presencia repetida de Jorge Salazar en la evocación de Eduardo y quienes lo conocieron, sino que adoptaron una permanencia que flotó sobre los asistentes, y nos impregnó de un aura de cábala.
Me acerqué a felicitar a Marcelo Baez. Encontré a un hombre sencillo, que sabe valorar la vida y ofrecer amistad. Intercambiamos libros, conversamos del trabajo de profesor, él en una universidad de Guayaquil, yo en una de Lima, compartimos una copa de vino de laurel, posamos para que nuestras esposas –las que siempre están en cada paso que damos– nos digitalizaran para algún momento del futuro, cuando nos reencontremos y miremos esas imágenes con la satisfacción en la sangre.
Los bocaditos navegaron sobre las cabezas, en naves plateadas, reverberantes, olorosas a chino-peruano; Marcelo fue secuestrado por quienes querían una firma en el libro recién nacido, Elma nadaba entre los asistentes, orgullosa de la labor, a sabiendas que tiene mucho por hacer, yo me fui de la mano de Consuelo, entre nubes de ilusión, con una convicción en la frente: con gente como la que conocí esta noche, el mundo no puede perder.

foto: De der. a izq.: Eduardo Adrianzén, presentador del libro "Bonsáis", Marcelo Báez Meza, autor ganador del concurso, César Klauer, mención honrosa.

1 comentario:

  1. merecido requiem y semblanza a jorge salazar
    y merecido homenaje también a marcelo

    buena crónica, césar

    saludos desde trujillo

    ResponderEliminar