Entrevista a Marcelo Báez Meza, ganador del "I Concurso de Cuento Breve Jorge Salazar"

por Fernando Chumpitaz

Relit (Red Literaria Peruana) estuvo en la premiación del I Concurso Cuento Breve “Jorge Salazar” organizado por la Editorial Pilpinta. Conversamos con el ganador de esta primera edición, Marcelo Baéz Meza, escritor ecuatoriano, que con su colección de cuentos Bonsáis, logró adjudicarse el primer lugar entre más de 200 esctiores internacionales. Baéz es catedrático universitario, crítico de cine y traductor. Ha puplicado diferentes géneros literarios entre poesía como El Viajero Inmóvil (2008); cuentos como Movimientos para bosquear un rostro (1993); novelas como Tierra de Nadia (2000); y libros de cine como El Gabinete del doctor Cineman (2006), por solo nombrar algunas de sus obras.

Ejercicios del relámpago (Bonsáis)

por Marcelo Báez Meza



Viñetas. Textículos. Poes (¿por Edgar Allan Poe?). Ficción de taza de café (¿o era de té?). Microficción. Microliteratura. Sudden fiction. Short short fiction. Son tantos los rótulos. Tantas las formas de nombrar a esta tendencia narrativa del nuevo milenio. El vértigo de la época es un cultivo de caldo o caldo de cultivo para contar historias mínimas. Es arrojar al agua una pequeña piedra que originará el mayor número posible de círculos concéntricos. El autor de este libro de pequeño formato ha arrojado una minúscula roca y son apenas diez las esferas de agua que se han formado. Ocasión perfecta para tergiversar la metáfora pugilística de Cortázar. Si la novela vence al lector por puntos y el cuento le gana al lector por knock out, el microcuento implica derribarlo antes de que se suba al cuadrilátero. Más metáforas vienen. La eyaculación cuentística precoz. El mensaje de texto narrativo. La muerte súbita del tenis literario. El sonetito de la prosa o de la prisa. El penalti de la cancha de la ficción. El gol de oro en tiempo extra. Mejor regresemos al símil del pugilato: el microtexto como el suspiro del boxeador.

La micronarración como el nuevo altar de la literatura. En este libro de pequeño formato es importante el diálogo entre texto e imagen. No es gratuito citar a Lewis Carroll: Alicia estaba empezando a sentirse muy cansada de estar sentada junto a su hermana en la orilla del río, y de no tener nada que hacer: una o dos veces había echado un vistazo al libro que estaba leyendo su hermana, pero no tenía dibujos ni diálogos. “¿Y para qué sirve un libro, –pensó Alicia, – sin dibujos, ni diálogos?”.

Ante la pregunta de la pequeña lectora surgen opciones de respuesta. Quizá un libro hecho sólo de letras ya no sirva para nada a estas alturas del milenio. Es por esta razón que este libro sostenido por manos curiosas no contiene los diálogos que habría querido Lewis Carroll, pero se da una conversación mucho más enriquecedora. Este es un pequeño objeto donde conversan la pintura y la literatura. No está hecho únicamente de letras. Está interpolado por ilustraciones cumpliendo con el deseo de la pequeña Alicia. En el fondo todos somos como ella: ansiamos entrar al país de las imágenes.

Cada época construye su lector. El de ésta parece ir por la periferia de la tecnología. Lector ocupado. Desatento. Desconcentrado. Envuelto en el tráfago de la tecnocracia, pendiente de su teléfono móvil, su Blackberry, obsesionado por saber qué nuevos e-milios han llegado a su buzón de entrada o qué amigos lo han agregado en el Facebook. Estamos en una era donde el silencio ya no tiene privilegios. Vivimos rodeados de ruidos, pitidos, alarmas, alertas, tonos diversos de teléfonos móviles…

Estos diez ejercicios del relámpago no pretenden devolverle al lector el silencio perdido. Tampoco procuran recuperar del todo el reino de las maravillas. Este libro es un pequeño divertimento y únicamente quiere que el lector juegue de la misma manera en que su autor lo hizo. Y recordar, lúdicamente también, que sólo somos notas a pie de página de un gran texto que sigue escribiéndose.

Santiago de Guayaquil, sábado 24 de julio de 2010.

(Ilustraciones de Jorge Polar Elorreaga)

premiación del "I concurso de cuento breve jorge salazar"





marcelo báez meza y eduardo adrianzen








elma murrugarra y jorge polar elorreaga

El mundo no puede perder


por César Klauer 
de cesarklauerblog


Eran casi las 8 de la noche cuando Elma Murrugarra, de Editorial Pilpinta, nos pidió pasar al jardín de la galería Enlace. Sobre una pared mágica se dibujó el recuerdo del Jorge Salazar bailarín, cocinero, conversador, escritor, periodista, amigo, su cálida voz nos perfumó con la certidumbre de su presencia.
Fue el inicio de una velada maravillosa donde la hermandad en las letras y el vino de laurel dominó los semblantes. La mirada de Elma destelló al hablar de Pilpinta, el concurso, el éxito de la convocatoria, el trabajo ganador. Eduardo Adrianzén reveló con alegría que Jorge hizo la presentación de su primer libro, hace varios años. Es una coincidencia que no me sorprende, así es este mundo, lleno de situaciones que nos hacen creer un momento y descreer en otro, que nos llevan al entusiasmo ahora, al desasosiego en seguida. Pero esta vez, las vibraciones positivas no quedaron con la presencia repetida de Jorge Salazar en la evocación de Eduardo y quienes lo conocieron, sino que adoptaron una permanencia que flotó sobre los asistentes, y nos impregnó de un aura de cábala.
Me acerqué a felicitar a Marcelo Baez. Encontré a un hombre sencillo, que sabe valorar la vida y ofrecer amistad. Intercambiamos libros, conversamos del trabajo de profesor, él en una universidad de Guayaquil, yo en una de Lima, compartimos una copa de vino de laurel, posamos para que nuestras esposas –las que siempre están en cada paso que damos– nos digitalizaran para algún momento del futuro, cuando nos reencontremos y miremos esas imágenes con la satisfacción en la sangre.
Los bocaditos navegaron sobre las cabezas, en naves plateadas, reverberantes, olorosas a chino-peruano; Marcelo fue secuestrado por quienes querían una firma en el libro recién nacido, Elma nadaba entre los asistentes, orgullosa de la labor, a sabiendas que tiene mucho por hacer, yo me fui de la mano de Consuelo, entre nubes de ilusión, con una convicción en la frente: con gente como la que conocí esta noche, el mundo no puede perder.

foto: De der. a izq.: Eduardo Adrianzén, presentador del libro "Bonsáis", Marcelo Báez Meza, autor ganador del concurso, César Klauer, mención honrosa.

para la agenda: presentación de "bonsáis"

los invitamos a la premiación y presentación del libro ganador del
"I concurso de cuento breve jorge salazar":
"bonsáis"
de marcelo báez meza
comentan: eduardo adrianzen, elma murrugarra y jaime bedoya
día: lunes 27 de setiembre de 2010. 
hora: 7.30 pm
lugar: ENLACE Arte Contemporáneo Pardo y Aliaga nº 676 - San Isidro

El escritor Marcelo Báez ganó premio internacional

DIARIO EL UNIVERSO de Ecuador

El libro Bonsáis, del escritor ecuatoriano Marcelo Báez Meza, ganó el I Concurso de Cuento Breve Jorge Salazar, que fue organizado por la editorial peruana Pilpinta.

El concurso atrajo la atención de escritores de Hispanoamérica, al que se presentaron 267 trabajos provenientes, en su mayoría, de México, España, Ecuador, Argentina y Perú.

Las menciones honrosas recayeron en A la luz del relámpago, del español Andrés Portillo; Diez por cien, del peruano César Klauer; Cuentos para gentes sin poderes, del colombiano Tito Contreras; El Insecto Rojo y compañía, del peruano Alberto Zelada; y Lima - Iquitos - Lima, de Juan Pablo Bustamante.

El jurado estuvo integrado por Mercedes Gómez de la Cruz, de la editorial Junco y Capulí (Argentina); Timo Berger, del Festival Latinale de Literatura (Alemania); Jocelyn Pantoja de Luna, de la editorial Literal (México); David Hidalgo, de la Revista Etiqueta Negra; y Elma Murrugarra, de la editorial Pilpinta (ambas de Perú).

Este lunes, Marcelo Báez lanzará su libro Bonsáis en Lima. Lo comentarán Elma Murrugarra, Eduardo Adrianzen y Jaime Bedoya.
Mientras que en Ecuador, se prevé presentar esta obra literaria el 8 de octubre próximo en la librería Librimundi de Quito, a las 18:30.

Ecuatoriano gana concurso de Cuento Breve Jorge Salazar

Los Bonsáis de Marcelo


Diario El Peruano


El libro Bonsáis del escritor ecuatoriano Marcelo Báez Meza (Guayaquil, 1969) ganó el primer Concurso Internacional de Cuento Breve Jorge Salazar, organizado por la editorial independiente Pilpinta.

Al certamen se presentaron 267 trabajos, provenientes en su mayoría de México, Colombia, Ecuador, Argentina, España y Perú. El jurado estuvo conformado por Mercedes Gómez de la Cruz (Argentina), Timo Berger (Alemania), Jocelyn Pantoja de Luna (México), David Hidalgo y Elma Murrugarra (Perú).

Marcelo Báez Meza es catedrático universitario, crítico de cine y traductor. Entre sus publicaciones está Puerto sin rostros (poesía, 1995), El viajero inmóvil (poesía, 2008), Tan lejos, tan cerca (novela, 1995) o Adivina quién cumplió cien años (cine, 1995). La premiación se realizará el próximo 27 de septiembre, conmemorando el nacimiento del escritor Jorge Salazar.