la feria de las mentiras


CAPÍTULO IV
El Cacique

El abuso


Todo el pueblo dependía de él.
Todo el mundo vivía de las lágrimas del cancodrilo,
pero él era el único que se reía.
Y se aprovechaba mucho explotando a los indígenas guajiros,
dejándolos en los huesos de tanto trabajar y nunca cobrar.
Para aguantar un trabajo tan duro sólo les quedaba comer pimientos,
era lo único que había. Anestesiaban el hambre y el sufrimiento.
Les permitía continuar, ir todos los días a la fábrica a enlatar sus propias cadenas.
...Ganó mucho dinero el cancodrilo
explotando y despreciando
la raza de su propia madre....

x manu chao